jueves, 28 de julio de 2016

CENTENARIO DE ORTEGA BRU


 
 


Con motivo de cumplirse este año el centenario del nacimiento del escultor-imaginero Luis Ortega Bru, la Hermandad sevillana de Santa Marta acaba de anunciar los actos conmemorativos que han organizado para el próximo mes de septiembre. A estos actos se ha invitado de una forma especial a la familia del ilustre artista, así como a las Hermandades y Cofradías de la ciudad de Sevilla cuyas imágenes o misterios titulares salieron de su inspirada gubia. Los actos se desarrollaran en dos jornadas, jueves 29 y viernes 30 de septiembre, siendo la primera dedicada a las Hermandades de Sevilla con obras de Ortega Bru, y la segunda a la obra del escultor sanroqueño en la Hermandad de Santa Marta.

Hace unos años la Editorial Tartessos editó una antológica monografía en dos volúmenes de este reconocido artista analizando su proceloso recorrido vital y catalogando todo su virtuosismo estético en más de 625 obras documentadas; tanto su extraordinaria obra religiosa y procesional como su aún desconocida en muchos casos obra escultórica profana, figurativa e informalista que conecta con los movimientos vanguardistas coetáneos, además de numerosos bocetos, dibujos y una sorprendente pintura. Según se especifica en esta monografía la impronta artística del genio gaditano, a fuerza de otras encontradas opiniones, no siguió las tradiciones sevillanas, aunque las conociese y procediese sobre éstas al inicio de su actividad.

 Luis Ortega Bru no fue tampoco un imaginero neobarroco sino un artista, escultor, en el amplio sentido del término, y pintor, mucho más complejo, inmerso en las vanguardias de un modo muy peculiar, personal y arriesgado, y sujeto a un desarrollo formal y estético de distinta naturaleza, con un alcance muy superior, basado en el talento personal y la fuerza expresiva. Su delgada figura es pura experiencia vital trasladada al genio de sus creaciones, con un lenguaje expresionista que significaban una sublimación del dolor silencioso que le desgarraba interiormente. Fue un revolucionario de la imaginería procesional, con un diálogo personal y rupturista en su extensa producción artística, siempre muy consciente de su capacidad creativa unida a su condición autodidacta y renovadora. De actitud humanista y soñadora ante la vida y sus circunstancias, le llevó a una modernización del lenguaje escultórico en sus imágenes de Semana Santa y otras civiles a las que relacionó con atrevidas tendencias figurativas del arte europeo de su época, sin perder su esencia comunicativa ni con las formas de la tradición barroca.

Para Luis Ortega León, hijo de Luis Ortega Bru, la  obra favorita de toda la amplia producción de su padre, dentro de la imaginería de misterios que son de talla completa es, sin duda, el misterio del Descendimiento de Jerez de la Frontera. Posteriormente, como imágenes de vestir, también realizaría para nuestra ciudad el Señor de la Sagrada Cena y parte del apostolado, así como varias obras menores tanto para instituciones como para particulares. No hay que olvidar que estuvo instalado en Jerez entre los años 1968 y 1972 para ejercer como profesor de modelado.

Es, por tanto,  esta efeméride de su nacimiento una buena ocasión para organizar, también en nuestra ciudad, algún acto que sirva para profundizar en la obra de este artista único y genial.
(Artículo que publiqué en INFORMACIÓN JEREZ el pasado domingo 17 de julio de 2016 y al día siguiente en VIVA JEREZ)
 
Año 1959. Luis Ortega Bru recibe la felicitación del Arzobispo de Madrid el día de la presentación en la capital de España del misterio del Sagrado Descendimiento para la Hermandad de la Soledad de Jerez de la Frontera.
 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada