martes, 8 de noviembre de 2011

ASILO AL PRENDIMIENTO


           El Asilo de San José situado en pleno barrio de Santiago, en la calle Taxdirt, la antigua de la Sangre, por radicar primitivamente en el edificio que ocupa hoy esta residencia de ancianos el Hospital de la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo fundado en 1485 por Nuño García, carpintero de carretas, en su propia casa. Según investigadores y expertos en la historia del arte local, del siglo XV solo conserva los pilares ochavados de la logia abierta al exterior. Interiormente se encuentra muy trasformado y en su fachada conserva dos espléndidas portadas del XVIII, la del antiguo hospital y la de la iglesia.

Esta iglesia, hoy sin culto, tiene una rica historia relacionada con la piedad y la religiosidad jerezana. Especialmente vinculada a las imágenes originarias de la antigua Cofradía de los Dolores, el Crucificado de la Salud, venerado hoy en San Lucas, y la Virgen de la Esperanza de la Yedra. En los últimos años la Hermandad del Prendimiento, entre 1958 y 1968, estuvo saliendo desde este histórico edificio debido al mal estado de su iglesia de Santiago.

Ahora, de nuevo, el Señor del Prendimiento necesita asilo para su tronío, para ser venerado con la categoría y la solemnidad, que tan prodigiosa y venerada imagen merece. Ahora nuestro Ayuntamiento va a dar casa a quien, tras muchos años, busca de nuevo posada y no es casual que se unan tres nombres San José, titular del Asilo, su desamparada Madre y su Hijo, el Divino Preso de Santiago.

La capilla del Asilo de San José, como su nombre indica, porque ¿qué padre no da asilo a su hijo cuando este lo necesita?, va a ser el portal flamenco de un Belén jerezano que quiere a su Señor y que Io quiere entronizado en el mejor de los altares y abierto a recibir la visita de esos pastores de la vida que llenan los patios y los corrales del barrio de Santiago. Y en José el titular del templo va representado todo Jerez por medio de su Ayuntamiento.

           Los ancianos de la calle de la Sangre, los de la residencia y los de fuera, están de enhorabuena, porque les llega un vecino de lujo, con las manos atadas, atados como tantos de ellos están por las dificultades de los años y, a veces, hasta por las injusticias.

El Señor del Prendimiento, que se verá este año de cara con su Madre  morena de la Merced, llegará muy pronto a esa posada del viejo Asilo, para seguir siendo el punto de referencia devocional no solo de su barrio sino también de todo Jerez, llegará para nacer de nuevo, en cada corazón noble y en cada mirada necesitada, llegará, como llegó a Belén, para ser luz del mundo, para ser consuelo de quien lo necesite y misericordia de quienes se hunden, en el desamparo.

El Señor del Prendimiento buscará asilo en la capilla del antiguo Hospital de la Sangre para sus cultos y para su procesión, para nacer con los que nacen y morir, como Paco Daza, con los que mueren agarrados a los colores blanco y rojo, llegará para mirar a los que le miren, a seguir moviendo tantas cosas con su mirada, a ser romero de lujo cuando por allí pasen las carretas rocieras, herederas de aquel carpintero que un día donó su casa a la beneficencia; a ser penitente en Semana Santa y a ser carita divina en Navidad con cuerdas entre sus manos.

El Prendimiento nacerá de nuevo en esta capilla-portal porque como decía la sevillana de Marismas “Quien me pué asegurar que Cristo no fue gitano y que en vez de un portal El naciera en Santiago. Pa alcanzá la eterniá., pa alcanzá la eterniá, tenemos un buen ejemplo en las manos amarrás del Señor del Prendimiento”.
 (Artículo publicado en Información Jerez el 18 de marzo de 2006. Hoy se inauguran las nuevas instalaciones del Centro de Acogidas San José, antigua Asilo, mientras Santiago permanece olvidado y la Hermandad del Prendimiento continua celebrando sus cultos en la capilla del histórico Asilo.)



Imagen retrospectiva de la calle Taxdirt, antigua de la Sangre,al fondo la iglesia de Santiago y el Asilo de San José.




Fachada del primitivo Hospital de la Sangre, posteriormente Asilo de San José, en una fotografía de mediados del pasado siglo XX.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada